18 julio 2014

Un año sin 80 vecinos.

Nos ha llegado a nuestro correo esta carta que queremos compartir con todos vosotros.

"Buenos dias. Soy una amistad de la familia de una víctima del Alvia.


Dentro de unos días con motivo del primer aniversario del trágico accidente en Angrois tendrán lugar diversos actos de distinta naturaleza. Al margen de los eventos que ecuerdan tal tragedia, quisiera señalar que lo más importante para la mayoría de las personas que integran las plataformas de afectados es que se investiguen los hechos y no solo se depuren las responsabilidades políticas sino que desde la administración no se siga atentando contra la dignidad de los afectados y la memoria de las víctimas. 


Les agradecería que desde esa asociación divulgasen el apoyo a los afectados en el sentido que expuse, e igualmente que otros afectados agradezco a Los Rosales la visibilidad que ha hecho del acontecimiento. 

Ruego me indiquen en que artículo de su blog se hizo eco de tan desgraciado accidente ya que queremos agradecer a los ciudadanos de ese barrio sus comentarios y apoyos. Son accidentes que no deben ocurrir, son 80 víctimas que no deberían serlo, son 80 recuerdos que no se deben ocultar con medallas, ni eventos institucionales cargados de irresponsabilidad política, son familias que aún lloran, son familias que aún no comprenden los regates de los ministerios implicados. Somos todos los que nos sorprendemos de los obstáculos para crear una comisión de investigación en el Congreso., cómo los mismos partidos políticos no se sonrojan y asumen el que "no procede". 

 Ha pasado un año y nadie quiere ser responsable, todo lo contrario. ADIF, RENFE, la XUNTA, la DIPUTACIÓN, el AYUNTAMIENTO DE SANTIAGO DE COMPOSTELA, las fuerzas políticas, los sindicatos, las empresas privadas implicadas y los responsables políticos en los gobiernos de turno, están en punto muerto, además a propósito. Ocultan verdades, ignoran sin ningún tipo de reparos ni vergüenza ni tan siquiera se interesan por los incumplimientos de las normas técnicas de seguridad. Han asumido, y muy bien, el rol de Pilatos, aunque este demostró ser más honesto.

Son 80 víctimas. Victimas  del accidente y de los intereses que se desprenden de los quehaceres políticos en la administración pública. Son 80 victimas que ya no pueden ejercer su derecho al voto. 


 Gracias por la colaboración.
Un saludo"

4 comentarios:

NBA dijo...

Cualquier razón que esgrima la llamada clase política hay que situarla en la pradera del cinismo y la ambición. Todo vale en la vida pública siempre que estén a buen recaudo sus intereses personales. La complaciente Alta Velocidad, aún vigente, y la temible comisión de investigación son parte del contenedor de ejemplos de aquellos políticos y políticas que pasean con sus discursos por la pradera de las apariencias. Siempre están en alguna pradera, lo escenifican incluso los eurodiputados, que si disfrutan a alta velocidad.

Decía Cervantes que no hay dolor que se mitigue con el tiempo. Pero en la pradera no leen a Cervantes.

http://avvrosales.blogspot.com.es/2013/07/accidente-de-tren-en-santiago.html

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2014/07/20/revictimizacion/0003_201407G20P6992.htm

Mi apoyo.

Esther dijo...

Cada vez que hay una catástrofe los poderes públicos esconden su indignidad e irresponsabilidad tras otras "víctimas" a las que resulta más fácil echarles la culpa: maquinistas, conductores, pilotos, mecánicos, inspectores....siempre a la búsqueda de chivos expiatorios que, aunque puedan tener alguna responsabilidad, no es ni de lejos comparable a la de estos "servidores de lo público" que desde sus poltronas sólo esperan a que el asunto no les salpique y vaya agonizando en el Tribunal de turno.
Sólo el apoyo social y la complicidad/colaboración de algunos (no todos, y ya sabemos por qué) medios de comunicación pueden mantener vivos escándalos dramáticos como éste para que la Justicia tampoco caiga en la tentación de mirar hacia otro lado.
Cierto Juez dijo un día en TV: "los Jueces no somos ajenos a la presión social, por muy objetivos e imparciales que seamos a la hora de juzgar, que lo somos, debemos reconocer que la voz de los ciudadanos pesa y mucho en nuestra forma de ver y entender cada asunto que llega a nuestro Tribunal, y determina en gran medida el resultado final".
Así pues no dejemos de estar al lado de las Víctimas del Alvia, de las del Yak, de las del Metro de Valencia, de las del Spanair....Pertenezco también a una asociación de víctimas (que no se puede comparar ni de lejos con todas las que he enumerado pero sé de dolor, de rabia, de indiferencia y de impotencia) y nunca, jamás dejaré de apoyarles y estar a su lado. ¡Hagámoslo todos!

S. Castro dijo...

Muchas gracias a esa institución vecinal y muchas gracias a los comentarios de Esther y NBA que son el sentir de muchos gallegos, vascos, canarios, cántabros, aragoneses, andaluces, valencianos, manchegos, leoneses, murcianos, catalanes, mallorquines, extremeños, ceutís, riojanos, navarros, andorranos y portugueses que han hecho público en los últimos meses a los afectados la preocupación por la situación del caso Alvia. Esther ha dado en el clavo de la visión jurídica y la responsabilidad de los servidores públicos. Por otro lado, la descripción que de forma respetuosa hace NBA de la clase política es más dura que cualquier insulto que se le pueda hacer a un cargo político salido de las urnas. Gracias Los Rosales. Gracias.

Rúcula dijo...

Estas cosas no se solucionan con comisiones de investigación. Si se piden comisiónes es caer en las poses de los dirigentes políticos. Mira tú que ahora los partidos ya están preparados para pedir comisiones para el bendito Pujol y los 3% de toda la vida. Y quienes las van a pedir hacen ascos a los del accidente del Alvia. Independientemente de las conclusiones futuras del Juez del caso, hay que ir por otras vías para calzar a los responsables. Nada de comisiones. Esther puede dar consejos y alguna que otra vía directa para liquidar, por ejemplo, para empezar, a los vividores de rosas y gaviotas en Fomento. En el ayuntamiento, el que está en María Pita, por ejemplo, hay que hacer lo mismo. Nada de comisiones, al cuello.